Acabada la vendimia y tras los Trasiegos”, “Remontados” y “Control de las fermentaciones toca descubar los mostos de los depósitos fermentadores, sacar los hollejos (pieles y pulpa) y prensarlos para obtener una parte fundamental de los vinos «las prensas«.

Las prensas se caracterizan por tener mucho color y por ser ricas en componentes fenólicos que darán al vino la estructura y personalidad requerida para su estabilidad natural.

Las prensas se obtienen por medios mecánicos y es muy importante realizarlos con suma precisión, cuidando que el prensado se realice de forma suave, dándole su tiempo para obtener solo aquellos elementos deseados.
El prensado de los vinos marcará el tipo de vino a obtener y el momento de realizarlo también, ya que en función del tiempo que los hollejos hayan pasado en contacto con el vino, serán de un tipo u otro y nos darán diferentes tipos de prensas.

Durante los prensados la bodega se llena de aromas de fermentación y aromas típicos de las variedades de uvas utilizadas, haciendo del trabajo duro de sacar a mano los hollejos del depósito, un verdadero placer para los sentidos.